Actualidad

Arroz negro: un manjar de emperadores rico en antioxidantes

09/06/2021 Barea


De un tiempo a esta parte se ha convertido en el plato estrella de la mesa. Tanto en casa como en los restaurantes gourmet. El arroz negro se presenta como un manjar de primera en cualquiera de sus elaboraciones. Posee además excelentes cualidades antioxidantes y cuenta con una historia relacionada con su consumo exclusivo en el imperio del sol naciente.

Comer arroz negro en la Antigua China era sinónimo de jugarse el cuello. El emperador lo quería todo para él. De hecho, a este cereal se le llegó a llamar ‘el arroz prohibido’. Su escasa producción además hacía que lo recolectado se guardara solo para el máximo mandatario chino y los nobles. El pueblo no podía ni probarlo.

Sin embargo, con el tiempo su consumo se ha democratizado. Algo que ha venido a enriquecer nuestra alimentación. Se trata de un cereal que tiene fibra, vitamina E, sales minerales, fósforo y hierro, que lo convierten en un campeón nutricional. La mayoría de estos nutrientes están presentes en la capa externa, la cáscara y el salvado. Como la variedad del arroz negro,  no se somete a ninguna refinación o procesamiento, puede retener sus antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra casi por completo.

Más antioxidantes que los arándanos

Su buena valoración en la antigüedad se confirma actualmente con estudios nutricionales que elevan esta variedad hasta los primeros puestos entre los más sanos de su género. Según una investigación presentada en 2010 en la reunión anual de la American Chemical Society, una cucharada de salvado de arroz negro contiene más antocianina, un potente antioxidante, que los propios arándanos. Pero, a diferencia de la fruta, esta variedad proporciona menos azúcar, y más fibra y vitamina E.

Los autores del estudio, elaborado por el Departamento de Ciencia de los Alimentos en la University Agricultural Center en Baton Rouge (Luisiana), proponen además a los fabricantes de alimentos que se animen a incorporar el salvado de arroz negro o los extractos de salvado en los cereales del desayuno, los pasteles, las galletas y otros alimentos.

Valores medicinales y sabor dulce

Este tipo de arroz también parece el arma definitiva para prevenir la diabetes. Todo se debe a su importante aporte de fibra, que es capaz de ayudar a que la glucosa del grano sea absorbida por el cuerpo durante un período de tiempo más largo, manteniendo así unos niveles constantes de azúcar.

Por último, otra de las cualidades es su sabor. “Tiene ciertos toques dulces y agradables, recuerdo a frutos secos como la nuez, a pan recién tostado, mucho más intenso que cualquier otro arroz integral”, ha explicado en su página de gastronomía el chef Koketo. De igual manera, anima a armarse de paciencia en su elaboración, con un tiempo  de 40 a 50 minutos. “Al cocinarlo –apunta- observaréis que adquiere una tonalidad púrpura”.

Según los expertos, las elaboraciones sencillas son perfectas para este arroz, pues nos permiten degustarlo sin interferencias. Una ensalada puede ser una buena opción de disfrutar de todos sus matices, aunque otras buenas propuestas es la paella de arroz negro, pero prescindiendo de la tinta de calamar.

Pese a que su origen se encuentra en China, actualmente también se cultiva en el valle del Po, en Italia, pero también en el Parque Natural de la Albufera de Valencia.

Desde Barea Grupo animamos al consumo de este producto, que contiene muchos beneficios para nuestra salud, además de haberse convertido en un producto muy demandado en las mesas españolas.