Actualidad

Consejos para sacarle partido a una freidora de aire

25/02/2022 Barea


patatas-fritas-freidora-de-aire

Cada vez son más los electrodomésticos que, por las comodidades que nos ofrecen, acaban por convertirse en útiles imprescindibles de nuestras cocinas. En los últimos años, uno de los que más se han puesto de moda es la air fryer, o freidora de aire. Aunque en el mercado podemos encontrarlas de muchos tipos o modelos, básicamente todas ellas cumplen con una función muy similar a la de los hornos de convección.

Estas máquinas contienen un motor eléctrico que permite circular por su interior aire a gran velocidad y temperatura. De esta forma, los alimentos que se introducen en ella, dentro de un cajón o cestilla, se cocinan sin necesidad de emplear aceite en el proceso. O bien muy poca cantidad.

La ventaja de usar una freidora de aire

Muchas son las personas que se están replanteando la forma de preparar ciertas comidas gracias a las ventajas que ofrecen las freidoras de aire. Son fáciles de usar, ocupan poco espacio y sus frituras poseen menos calorías, por lo que son más saludables.

Más allá de las clásicas patatas o alitas de pollo, la freidora de aire permite preparar recetas de lo más variadas con verduras, carnes, pescados, e incluso postres. Técnicas culinarias como el gratinado también resultan muy sencillas de hacer. Desde Barea Grupo te ofrecemos algunos consejos que puedes poner en práctica para aprovechar al máximo este aparato tan útil y versátil.

1) Evita llenar en exceso la canasta

Introducir demasiada cantidad de alimentos en una freidora de este tipo puede impedir que el aire caliente circule correctamente y la cocción sea más lenta. Por ello, y aunque algunas cestillas marcan un límite, se recomienda no llenar la cestilla más de tres cuartas partes.

2) Revisa el proceso con frecuencia

Al contrario que el horno o el microondas, las freidoras de aire no permiten ver cómo los ingredientes se calientan en su interior. Por lo que resulta algo más complicado saber en qué momento están listos para servir. Para comprobarlo, solo tendremos que detener el proceso un par de veces y verificar que la comida está bien cocinada.

3) Remover la comida

Siguiendo el punto anterior, y para garantizar que todos los alimentos se cocinen por igual, debemos removerlos dentro de la cestilla cuando se encuentren a media cocción. De esta forma tampoco se resecan en exceso. Podremos hacerlo con unas pinzas o tenazas.

4) Logra el toque crujiente perfecto

Conseguir la textura crujiente que tanto nos gusta es tan sencillo como pulverizar un poco de aceite sobre la comida con un spray. Eso sí, lo mejor es manipular los alimentos fuera de la cestilla. Así evitaremos quemaduras o que la grasa del aceite se acumule en el interior.

5) Presta atención a la temperatura

Aunque la freidora permite ajustar su temperatura y el tiempo de cocción, hay que estar atentos si no queremos que la comida se queme o no se haga correctamente. Esto sucede especialmente con las carnes, ya que el aire caliente tarda más tiempo en cocinarlas y pueden quedar algo crudas por dentro.

6) Sitúala cerca de corrientes de aire

La freidora de aire, aunque pequeña, también libera cierta cantidad de vapor y humo. Si la colocamos bajo una campana extractora, o cerca de una ventana abierta, evitaremos que se acumulen olores en la cocina.