Actualidad

7 consejos para cuidar el pescado y marisco congelado

26/05/2015 admin


Hoy en día buena parte de la población vive inmersa en una vorágine de estrés y falta de tiempo que influye de forma determinante en los hábitos alimentarios. Debido a la exigencia que imponen los horarios laborales a la vida de los trabajadores, se tiende cada día más a la utilización de productos congelados.

La congelación es una técnica frecuente en todos los hogares y se trata de la mejor forma de conservar los alimentos. De esta manera se preserva su sabor, su olor, su aspecto y su valor nutricional. Asimismo permite disponer de diferentes productos en cualquier momento.

No obstante, los alimentos congelados requieren de una serie de cuidados para sacarle el mayor partido, sobre todo en el caso del pescado y marisco congelado:

  1. La regla de oro cuando se compran productos congelados es que estén el menor tiempo posible a temperatura ambiente durante el traslado del supermercado a casa. Por ello se recomienda cogerlos justo cuando se vaya a pagar.
  2. En el caso del pescado y marisco congelado deben estar siempre por debajo de los -18 grados. Tal y como hace BAREA GRUPO.
  3. Otra cuestión vital es no volver a congelar un producto que ya lo ha estado previamente.
  4. A la hora de descongelar un producto se aconseja meterlo en la nevera durante unas 12 horas aproximadamente. Si no dispones de ese tiempo, opta por descongelar en el microondas. Por el contrario, dejarlo en la cocina a temperatura ambiente no es una buena idea. En cuanto al pescado y marisco congelado mucho menos, ya que favorece la aparición de bacterias en los alimentos.
  5. Tampoco se debe descongelar un producto colocándolo debajo de un chorro de agua.
  6. Hay que congelar los alimentos en porciones pequeñas, así se conseguirá una mayor eficiencia y no tendrás que tirar nada.
  7. La última recomendación en no saturar el congelador con demasiada carga porque dificulta la circulación del aire frío.

En BAREA GRUPO llevamos años dedicados al pescado y marisco congelado. Cuidamos hasta el más mínimo detalle el proceso de congelación para que el alimento no pierda ni un ápice de sus propiedades.