Actualidad

Ponle buñuelos de bacalao a tu Semana Santa

04/04/2019 Barea


Dicen que no hay Carnaval sin Cuaresma y en eso tienen mucho que ver las delicias gastronómicas de esta parte del año. Uno de esos platos típicos que no deben faltar en nuestra dieta en estos días son los buñuelos de bacalao. Pero recuerda que comer pescado es invertir en salud, por eso siempre es buen momento para hacerlo.

Hoy te contamos cómo elaborarlos para encandilar a los paladares más exigentes. Para lograrlo tenemos dos ases en la manga. Por un lado, la sabiduría del chef andaluz con tres Estrellas Michelin Dani García. Y de otro, el mejor producto del mercado, el bacalao de Barea.

Comenzamos señalando los ingredientes necesarios para preparar la masa y el alioli:

Ingredientes para la masa

300 gramos de bacalao desalado y desmigao
230 gramos de harina
2 huevos
150 ml de agua
50 ml de cerveza
½ cucharadita de levadura
1 manojo de perejil fresco
Sal
½ cucharadita colorante
Aceite para freír
Ajo
perejil

Ingredientes para el alioli

1 ajo
1 yema de huevo
Zumo de medio limón
Aceite de girasol

Para hacer nuestros buñuelos de bacalao recomendamos seguir la receta de Dani García, o mejor dicho, de su madre. El cocinero malagueño confesó en su programa de TVE, “Hacer de comer”, que su madre y su abuela fueron sus primeras y principales maestras.

Para obtener una masa sin grumos iremos mezclando en un cuenco el huevo con un poco de agua y cerveza. A continuación se añade la harina y la levadura y seguimos mezclando, añadiendo más agua y cerveza de modo que obtengamos una textura similar a las gachas.

Una vez lograda la masa se le añade una cucharadita de colorante alimentario y sal. Y finalmente añadimos el bacalao desmigado y el perejil picado antes de freír.

TRUCO

Acompañaremos nuestros buñuelos con un sabroso alioli preparado en la túrmix. En el vaso colocaremos todos los ingredientes señalados y emulsionaremos a máxima potencia. Pero no solo usaremos el alioli como acompañante. También enriqueceremos la masa añadiéndole dos o tres cucharadas de alioli. El resto lo dejaremos para mojar nuestros buñuelos.

De esta forma le daremos a nuestro plato clásico un toque diferencial para convencer a propios y extraños.

Nos ayudaremos de una cuchara para hacer las bolas y las freiremos en aceite a 180 grados, con dosis a partes iguales de aceite de girasol y de oliva. Cuando las bolas adquieran un tono dorado las retiraremos y, tras extraer el aceite sobrante, presentaremos nuestro plato junto al alioli.

¡A comer!