Técnicas de refrigeración y congelación de alimentos para su correcta conservación

Técnicas de refrigeración y congelación Actualmente, debido a nuestro ritmo de vida, es muy habitual conservar los alimentos a través de técnicas de refrigeración y congelación para tener algo que llevarse a la boca tras una intensa jornada de trabajo. Asimismo, en esta línea, también observamos como cada vez son más las opciones que hay en el mercado, una amplia variedad para cualquier tipo de paladar y en multitud de formatos para adaptarse a todos los hogares. Sin embargo, las técnicas de refrigeración y congelación no deben tomarse a la ligera, ya que de ello depende tanto la salud como las cualidades organolépticas del producto. A continuación reflexionamos un poco más sobre ello.

Aprende a conservar tu alimento con estas técnicas de refrigeración y congelación

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que a la hora de congelar un producto fresco este debe estar limpio y cortado para facilitar su posterior uso y refrigeración. En cuanto a las temperaturas, si se va a mantener en el refrigerador, de 0 a 4 grados es la más indicada, pero si es congelado lo mejor es no pasar de entre los -18 y los -24 grados. Por otro lado, hay que tener en cuenta que cuando se saque el alimento para descongelar, no se debe volver a meter en el congelador. Este paso hay que tenerlo muy en cuenta para no afectar a nuestra salud. Además, no nos debemos arriesgar a congelar alimentos que no estén frescos o cercanos a la caducidad. También se recomienda congelar en las porciones justas que vamos a consumir, pues como se ha dicho anteriormente, no se podrá volver a congelar. Ten en cuenta que cuanto menores sean las porciones, más rápido se congelarán los alimentos. En el caso de los proveedores de este tipo de productos es vital mantener la cadena de frío. Para ello es vital transportarlos lo más rápido posible y tener mucho más cuidado en épocas más cálidas. Por último, una buena idea a la hora de descongelar es pasar la comida del congelador al refrigerador, aunque sea más lento, a unas temperaturas de 0 a 4 grados, pero resulta mucho mejor para el alimento y su posterior consumo. Si andamos escasos de tiempo, otra alternativa es optar por la opción de descongelado del microondas. En BAREA GRUPO contamos con una amplia selección de productos congelados y refrigerados tanto en nuestros cash&carry como en nuestros distintos despachos de pescados y mariscos abiertos a todos los públicos.

Imagen: Pixabay